23 de abril de 2011

Quizá tu mirada esconda la locura.

Ella fue cada botella, cada golpe contra el suelo, pero él la comprendió, la cobijó y le dio consuelo. Ella daba recompensa, pensar en ella era escaparse. Al taparse con su manto de hielo, perderse era encontrarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.